//Artículo «Prieto, Unamuno y el espíritu liberal de Bilbao», de Luis Sala